Los Curadores de Contenido

El volumen de información que debemos procesar aumenta cada día. Cada nuevo paquete de contenido que consumimos parece abrir las puertas a cientos de paquetes adicionales. La sobrecarga de información se ha vuelto un problema tan grande que muchas veces paraliza nuestra productividad.

Recientement, Steve Rubel (Micro Persuasion: The Digital Curator in Your Future) y Valeria Maltoni (Conversation Agent: Do We Need Editors in New Media) han retomado un tema que toqué en el 2006 (RED66: Where are the Editors?): la necesidad de editores o curadores de contenido que funcionen como un filtro que regule la cantidad y calidad del contenido que consumimos.

Actualmente podemos crear Agentes de Búsqueda (e.g., Google Alerts) para estar al tanto de cualquier información relacionada a un tema de nuestro interés. El problema está en que estos agentes no tienen todavía la capacidad de decidir cual contenido vale la pena y cual debe ir a la basura. Hace falta un agente de búsqueda con criterio suficiente para decidir cual contenido enviarnos. (una opción sería construir un Agente de Búsqueda que utilice información previamente curada, como por ejemplo la que está en Del.icio.us).

Yahoo!, Altavista, Google, entre otros, fueron los primeros agentes de búsqueda de internet, permitiéndonos encontrar información que de otro modo nunca hubieramos visto. Google aplicó su algoritmo de PageRank para entregarnos resultados más relevantes. Pero es tanta la información disponible en Internet que estos sistemas de búsqueda nos devuelven demasiada información, mucha de ella irrelevante o de poca importancia. PageRank no es necesariamente la mejor forma de categorizar información.

Servicios como Mahalo, StumpleUpon, Del.icio.us y hasta Digg nos permiten buscar información previamente filtrada y organizada por otros. Los usuarios de estos servicios actúan como curadores de la información, decidiendo qué vale la pena ver – de la misma forma que el curador de un museo decide cuales obras de arte exhibir (y al igual que en el museo, a veces nos preguntamos cómo un artículo en particular fue escogido para la colección).

Pero todavía prefiero servicios como Twitter, que me permiten escoger mis conexiones (mis fuentes de información) y aprender de sus recomendaciones. Siguiendo las conversaciones de mis contactos en Twitter consigo más contactos y aprendo quiénes ofrecen contenido relevante. Sin embargo, Twitter requiere mi atención constante (es lo que podríamos llamar un “torrente de distracción permanente”); me hace falta un agente de búsqueda que condense lo que llega a mi Twitter y me informe regularmente al respecto.

Y tu, ¿cómo consumes información? ¿Tienes alguna herramienta secreta que te permite estar al día? ¿O te estás ahogando en un mar de información banal? Cuéntanos tu experiencia usando el formulario de comentarios.

Technorati Tags:
, , , , , , , , , , ,